Blog de Encuentro

El puente a tu liberación está dentro tuyo. La decisión de cruzarlo y de vivir en la Era Dorada implica la purificación de todos tus cuerpos para poder soltar todas las distorsiones ocasionadas por el miedo que crearon la ilusión de separación con la Divinidad. Desde tu conciencia cristalina podés reconocerte Uno con Dios; reconocer que estás al Servicio del Uno y, por lo tanto, al Servicio del Todo.

El Puente a la Era Dorada te invita a hacer el traspaso a un estado superior de Gracia, donde el Amor, la Paz, el Equilibrio y la Dicha son tu estado natural y permanente. Cuando pedís esta purificación en tu campo de energía y realidad, ésta comienza a manifestarse aceleradamente. Si mantenés el corazón abierto y te entregás a esta transformación Divina, vas a escuchar tu mensaje evolutivo fácilmente porque tu sabiduría está contenida en el corazón de cada experiencia. Si te anclás en tu corazón puro, inocente y cristalino podrás captar toda la abundancia que te regala el momento presente.

Dejá que tu Conciencia Iluminada se expanda mas allá de los confines del cuerpo físico, mental y emocional; abrí tu tercer ojo y liberá tu Ser a través de esa gran visión expandida. A medida que te despertás de la ilusión, tu esencia Divina te ilumina el camino; se enciende tu luz, se amplifica y se purifica tu visión. Tu intuición se agudiza al acceder a la Verdad.

Cruzar el Puente a la Era Dorada implica el reconocimiento de que la vida es un milagro y que, al vivir en esa vibración, podés recordar que sos Uno con el Todo.

Pin It