trascender

Muchos buscan soluciones rápidas y alguien que les evite afrontar sus desafíos personales. Nuestra autorrealización implica todo lo contrario: aceptar nuestra trayectoria de vida y recuperar nuestro poder y confianza en cada oportunidad de crecimiento que abordamos con éxito. Crecer significa adoptar una actitud madura y responsable; soltar ideas y comportamientos inconscientes y condicionados y estar dispuestos a revisar nuestras creencias constantemente para renovarnos.

Muchos abandonan este camino cuando sienten las primeras incomodidades, cuando tienen que contribuir algo valioso o tienen que cruzar un límite. De esto se trata justamente nuestra evolución: de despertar nuestro liderazgo y maestría y para avanzar con convicción.

Las revelaciones más asombrosas se presentan ante quienes siguen adelante sin cuestionar lo que tienen que atravesar. Los tesoros más preciados están reservados para los que perduran y están dispuestos a encontrar las joyas de conciencia. En definitiva, solo el amor puede hacernos permanecer en este camino de evolución infinita. Quien se cansa, se queja y se desanima rápidamente es el ego, que está acostumbrado a pagar por soluciones rápidas y a exigir que otros resuelvan sus limitaciones. No invierte en sabiduría porque no le ve valor a algo intangible.

Todos somos procesos; estamos en constante transformación, despojándonos de creencias y percepciones limitantes en cada momento. No hay un punto final o graduación; nuestro trayecto de vida es una exploración infinita que nos conduce a más y más revelaciones. Se despliegan ilimitadamente como portales sucesivos que nos dan acceso a una nueva percepción. Pretender alcanzar un punto de llegada implica estancamiento y conformismo; apaga nuestro impulso evolutivo.

En vez de forzar experiencias te propongo que te abras a recibir las que son apropiadas para vos y que se revele lo que más beneficia tu evolución. ¿Qué es lo que tu conciencia quiere mostrarte? No es para todos igual, por eso no es recomendable comparar tus experiencias con las de otros Seres para determinar si las tuyas son válidas, reales o significativas. Tu inocencia es clave para recorrer tu camino en paz y en libertad y estar abierto a sorpresas, cambios de sentido y giros inesperados.

Nuestra evolución no tiene que implicar sufrimiento o esfuerzo pero sí dedicación. Muchas veces lo que nuestra conciencia nos muestra en un determinado momento parece incomprensible o absurdo y tiempo lineal más tarde comprendemos el propósito de esa revelación. Necesitamos dejar decantar esas señales para que se integren y podamos asumir esa sabiduría.

Las revelaciones no surgen cuando hay miedo o manipulación. ¿Qué puede emerger si controlamos nuestras experiencias y no dejamos espacio para que se exprese algo nuevo? Los sistemas de creencias están hechos para ser cuestionados. Se contruyen alrededor de convenciones, no de verdades. Por lo tanto, son pasajeros y contextuales. Cuando nos definen y nos identificamos con ellos, sentimos que nos desmoronamos cuando estos colapsan. Por eso los defendemos y sentimos inestabilidad frente al cambio.

¿Estás listo para soltar todo sistema? Te invito a reencontrarte con tu inteligencia natural. Sé un Ser silvestre; alguien no domesticado que vive en libertad y agradece la abundancia que encuentra en cada momento.

 

Pin It

Vórtices de Energía

Nordelta y Samaná
mundo 200

Contacto

Email
Whatsapp 
+54 11 5754 4874



Encuentro.pro ©, Coaching Energético. El sitio utiliza Cookies, por lo cual si continúa navegando entendemos que acepta el uso de las mismas. NOTA IMPORTANTE SOBRE EL CARÁCTER DE NUESTRAS PUBLICACIONES: La información en este sitio no pretende ni implica ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento médico o psicológico. Todo el contenido, incluido textos, gráficos, imágenes e información, disponible a través de este sitio web es solo para fines de información general. Todo el contenido es para uso particular prohibiéndose su reproducción total o parcial sin la correspondiente autorización.

Nordelta, Tigre, Buenos Aires, República Argentina y Bahía Cosón, Samaná, República Dominicana.